Lunes, 28 de Febrero de 1944

Mi querida Kitty:

Esto se está convirtiendo en una pesadilla, tanto de noche como de día. Le veo casi a todas horas y no puedo acercarme a él, tengo que disimular mis sentimientos y mostrarme alegre, mientras que dentro de mí todo es desesperación.Peter Schiff y Peter Van Daan se han fundido en un único Peter, que es bueno y bondadoso y a quien quiero con toda mi alma. Mamá está imposible conmigo; papá me trata bien, lo que resulta difícil, y Margot resulta aún más difícil, ya que pretende que ponga cara de agrado mientras que lo que yo quiero es que me de­jen en paz.Peter no subió a estar conmigo en el desván; se fue directa­mente a la buhardilla y se puso a martillear. Cada golpe que pe­gaba hacía que mis ánimos se desmoronaran poco a poco, y me sentí aún más triste. Y a los lejos se oía un carillón que tocaba «¿Arriba corazones!»Soy una sentimental, ya lo sé. Soy una desesperanzada y una in­sensata, también lo sé.¡Ay de mí!

Tu Ana M. Frank
.